Gervasio Sánchez, testimonio gráfico contra el tráfico de armas

España se ha convertido en una de las mayores potencias en la venta de armas. Entonces pediría que las cifras de ventas de armas en el 2012 sean mucho menores que en años anteriores. Yo dudo que suceda así, pero ¡ojalá me equivoque!


Como autor del discurso silenciado con motivo de la entrega del premio  Ortega y Gasset en categoría gráfica y al año siguiente Premio Nacional de Fotografía, ¿cuál sería tu mensaje al nuevo Presidente sobre el tráfico de armas?

Un país que quiere liderar las relaciones internacionales, que intenta mejorar y superar la brecha entre ricos y pobres, ese país no puede ser uno de los principales exportadores de armas. El discurso pacifista de los políticos españoles resulta hipócrita.

Al nuevo Presidente de gobierno le pediría que evite actuar –en el tráfico de armas– del mismo modo que sus predecesores, como José Luis Rodríguez Zapatero, José María Aznar y así podríamos llegar hasta el mismo Adolfo Suárez.

España se ha convertido en una de las mayores potencias en la venta de armas. Entonces pediría que las cifras de ventas de armas en el 2012 sean mucho menores que en años anteriores. Yo dudo que suceda así, pero ¡ojalá me equivoque!

Recibes el Premio de Periodismo Rey de España en 2009, con la foto y trabajo titulado “Vidas Minadas” ¿Nos comentas la pequeña historia de esta imagen?

El Premio fue por la obra de conjunto pero eligieron esta foto por ser una de las más interesantes. Se trata de uno de tantos casos de víctimas de las minas antipersona. Es la hermana de un muchacho del Kurdistán, que se llama Fanar Zekri. Su hermano había perdido las dos piernas cuando tenía ocho años. Dejó las prótesis en el suelo y en ese momento había salido de la habitación cuando tomé la foto.

Tu último libro se titula “Desaparecidos”. ¿Queda esperanza en la raza humana al cerrar esta edición?

Cuando uno trabaja en proyectos como “Desparecidos” hay conceptos como esperanza, que utilizamos con frecuencia y que están bien, como desear un Feliz Año, pero esas palabras se pueden quedar sin contenido. Porque la esperanza tampoco soluciona los problemas.

La solidaridad es otra cosa; no se trata de dar lo que nos sobra, sino comprometerse. Por mi parte realizo mi trabajo y lo expongo antes los demás en una reflexión común. Cuando comencé el proyecto “Desaparecidos” no sabía muy bien dónde iba a terminar, o hasta dónde me llevaría. No pensaba entonces en una exposición fotográfica. Mi visión era documentar, consultar archivos de prensa. La tragedia más brutal de una guerra son sus desaparecidos.

Hay conceptos maltratados. Cualquiera de los líderes que son responsables actualmente de la destrucción de la economía, utilizan con frecuencia la palabra esperanza que ya resulta prostituida. Por mi parte me limito a contar gráficamente lo que voy conociendo y después que cada uno saque sus conclusiones.

¿Cuál será tu próximo libro o proyecto?

Este proyecto no está cerrado y los próximos años quiero trabajar con los “Desaparecidos” en España. En el actual libro es un apéndice o epílogo. Pretendo realizar un trabajo más potente. ¿Por qué? Pues siento vergüenza por toda la clase política, repleta de cobardes, incapaces de buscar una solución que afecta a centenares de miles de personas, como son los desaparecidos en la Guerra Civil y posguerra.

Una guerra ha terminado cuando sus consecuencias se superan. Cuando trabajaba en la guerra de Bosnia, cuando recorro gráficamente la guerra de Irak o de Colombia, me hago consciente que dichos conflictos concluyen cuando se encuentran los desaparecidos. En España debe ocurrir lo mismo. Es inaceptable la situación de nuestra sociedad y de sus dirigentes.

Me produce asombro y vergüenza comprobar por ejemplo como la generación actual, los estudiantes, desconocen la historia de su país. Los libros de historia tampoco se la explican. Cuando esa generación contempla las imágenes de la Guerra Civil abren muchos interrogantes sin respuesta. Resulta vergonzoso cómo escondemos debajo de la alfombra el pasado, estos hechos y sus víctimas. Todos somos responsables de ese ayer sangriento y además de la clase política, la sociedad civil.

En este país se ha vendido humo. Hablamos de la Transición como un hecho histórico modélico y no comparto esa valoración. Fue una Transición llamaría pragmática. Hace más de 20 años que deberíamos haber comenzado a solucionar este trauma, despolitizando las exhumaciones.

Cuando he presenciado algunas exhumaciones nunca he escuchado la palabra venganza en la boca de los testigos oculares. Pero toda la clase política en España ha sido cobarde. Se han dedicado a dar conferencias por las que cobran un pastón sobre la ejemplaridad de la Transición de la dictadura a la democracia.

Hay que hacer un acto de valentía. Un país que resuelve las cuentas con el pasado es un pueblo valiente. Insisto en la cobardía de los políticos y la pasividad de la sociedad. Como decía jamás he escuchado la palabra “venganza” en los que quieren encontrar a sus desaparecidos. Tenemos que construir el final de la paz. Francia ha dedicado muchos millones y varios años hasta localizar a los pasajeros del avión perdido en medio del océano. Los norteamericanos no han cejado desde el 2001 hasta recuperar hasta las uñas de cada una de sus víctimas. Ahora nos toca a nosotros.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Gervasio Sánchez (Córdoba, agosto de 1959) es un periodista y fotógrafo. Actualmente reside en Zaragoza. Ha cubierto como reportero gráfico la mayor parte de los conflictos armados de América Latina y la Guerra del Golfo desde 1984 hasta 1992, a partir del cual pasó a cubrir la Guerra de Bosnia y el resto de conflictos derivados de la desfragmentación de la antigua Yugoslavia. También ha cubierto diferentes conflictos en África y Asia.

Ha trabajado para diferentes medios, aunque usualmente lo ha hecho como periodista independiente. Entre los periódicos para los que ha trabajado destaca “Heraldo de Aragón” (a partir de 1988) y El Magazine de La Vanguardia (desde el año 2000); y en otros medios, la Cadena SER, el servicio español de la BBC (desde 1994) y la revista Tiempo (desde el año 2000).

Ha conseguido diversos premios, protagonizando una polémica en la entrega de uno de ellos, el Ortega y Gasset de periodismo, a cuenta del discurso pronunciado al recogerlo en el que acusaba al Gobierno de España de la venta de armas a la vez que predica políticas de paz. Ha publicado varios libros fotográficos.

[Fuente Wikipedia]

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ofrecemos una sección del discurso, silenciado por muchos medios, al que aludo en la primera pregunta de la entrevista y un texto complementario de su blog sobre el mismo tema

Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.
Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.

Muchas gracias.

Señor presidente, su barco electoral se ha hundido y, como suele ocurrir, hace tiempo que algunas ratas saltaron antes de ahogarse. No pertenezco a ese grupúsculo que le critica ahora que ya es usted un cadáver político. Ni escribo editoriales oportunistas criticándole después de realizarle decenas de entrevistas pactadas.

Simplemente soy un ciudadano indignado (mi indignación tampoco empezó el 15 de mayo sino hace muchos años) y me presento ante usted con una oferta original: pasearle por este mundo inestable para que vea con sus propios ojos y no con los ojos de empresarios codiciosos, periodistas que escriben al dictado o asesores remilgosos y pelotas para qué sirve la política militarista que usted ha liderado durante los últimos años.

Etiquetas: ,

Comentarios

  1. J.E dice:

    Mi admiración por tu trabajo fotográfico, mi enhorabuena por los premios y mi respeto tu punto de vista, aunque no comparto del todo tu versión sobre el final de nuestra Guerra Civil y seguir desenterrando los muertos.

  2. Quienes pierden a un ser querido encuentran un “consuelo” en el hecho de tener un lugar al que ir a llevarle flores y sentir que algo de ese ser está ahí. Es un hecho inherente al ser humano.

  3. Enhorabuena por tu trabajo tan comprometido y sincero, acompañado de estas imágenes que tanto transmiten

  4. Nos haces llegar una brutal realidad mostrada con una gran profesionalidad y dramatismo. Un trabajo que hace abrir los ojos a muchos. Felicidades!

  5. Mónica Grimal dice:

    Hay que ser honesto con uno mismo y es magnífico que nos enseñes cada día que podemos serlo todos. Enhorabuena

Añadir comentario

*