El “Memorial Maria Luisa” un éxito en manos de Román y Javier Benito

Abierta la XXIII convocatoria 2012 en la que se esperan participantes de 70 países

Klaus Fengler – Memorial María Luisa

El Memorial María Luisa, en un principio era un concurso centrado en fotografía de montaña. ¿Cómo evolucionó hacia su estado actual? ¿Recuerdas el primer ganador del Memorial y su foto?

Efectivamente así comenzamos. La evolución más que buscada nos llegó casi impuesta, me explico. El auge y difusión que alcanzó el concurso es tal, que los fotógrafos de naturaleza enviaban fotos a cada edición aún a sabiendas de que la posibilidad de ganar el primer premio era muy remota, ya que por las propias bases la temática estaba centrada en el montañismo propiamente dicho. La situación llegó a ser insostenible. Cada año la calidad de los trabajos de naturaleza como tal (fauna, flora, aves., etc.) era mayor y nos dimos cuenta que teníamos que terminar con esa situación. No nos costó mucho, ya que nosotros mismos somos amantes de estos espacios naturales. Abrimos el abanico, y al día de hoy la situación es que un año puede ganar una fotografía de una escalada extrema en hielo, y al año siguiente una imagen de un nido de aves en medio del mar. Lo mejor es que todos los fotógrafos de perfiles tan dispares se sienten cómodos en el concurso. Este año, durante la cena homenaje que hacemos después de los premios, en mi misma mesa estaba sentado escalador extremo (de los que se tiran varios días colgados en una pared de muchos metros), a su lado compartiendo mantel otro de los ganadores (un naturalista de los que se tiran horas en un hide esperando que aparezca el pájaro) y en frente un viajero (de los que va a cualquier país del mundo con la cámara de fotos siempre al cuello y que no entiende por qué la gente se cuelga de las paredes…). Este es uno de nuestros puntos fuertes y es,  entre otras razones, es lo que hace  que este certamen sea un concurso único en el mundo.

Creo que ha sido una de las mejores decisiones de estos 23 años, no perdemos nuestra esencia ni razón de ser, y a la vez nos abrimos a nuevas temáticas y con ello, a nuevos fotógrafos y nuevos mundos.


 Samuel Bitton – Memorial María Luisa

 ¿Cuál es el porcentaje de participación de fotógrafos extranjeros y cuáles son las críticas y alabanzas recibidas de fuera de España?

El Memorial Maria Luisa ha pasado a tener carácter internacional desde su tercera edición, la del ya lejano año 1992, por ello mucho antes de que Internet fuese algo común como lo es hoy en día. Desde entonces hasta ahora no ha dejado de crecer fuera de nuestras fronteras. Desde esa fecha hemos tenido participantes de cerca de 70 países distintos, solamente en la pasada edición han concurrido de 54. La participación extranjera cada año se aproxima más a la nacional, y no es descartable que pronto estemos al cincuenta por ciento. Ello pone claramente de manifiesto que la iniciativa tiene arraigo entre los fotógrafos foráneos, les gusta nuestro modo de trabajar y se sienten atraídos por esta iniciativa. Buena prueba de ello es la  poca resistencia que ponen, cuando desde la organización se les hace saber que la entrega de premios es tal día en Asturias y que nos gustaría contar con su asistencia, para desplazarse a Infiesto y Oviedo desde Alemania, Hungría, Francia, Italia, USA, Suiza, Argentina, Bélgica, etc.

En cualquier caso, la mejor alabanza que podemos obtener de un fotógrafo, nacional o extranjero, es que participe con sus mejores imágenes en el certamen, y hay muchos que lo llevan haciendo ininterrumpidamente desde sus orígenes en 1990, además, sin haberse llevado nunca premio o distinción alguna.

Francisco Mingorance – Memorial María Luisa

En la XXII Edición del Memorial María Luisa veo en el precioso vídeo que habéis editado, que se enviaron 16.837 fotografías, 1.590 participantes de 54 países. Y el gran premio fue para Francisco Mingorance con su foto “Las damas del mar” que reconozco, entre todas las maravillosas fotos seleccionadas, destaque por su fuerza y belleza. Nos gustaría conocer la génesis de esta edición.

Cada edición es diferente a todas las anteriores, tiene su propia vida y singularidades. Por un lado está lo que nosotros denominamos el “efecto llamada”, es decir, el premio de una temática concreta de una edición supone un aluvión de fotos de esa misma temática para el año siguiente (un año resultó premiada una foto con un fondo estrellado, y al año siguiente teníamos todo un universo de fotografías nocturnas…). Es  normal, en un concurso con tanta difusión  es lógico que estas cosas sucedan. Por otro lado están las propias modas, de las que el mundo de la fotografía tampoco se escapa, y cada edición es un poco reflejo de ello. Por  la temática de las imágenes percibimos hasta la situación político/social del planeta.  A modo de ejemplo, después de los atentados del 11s comenzaron a llegar una cantidad de imágenes de la Patagonia y los Andes en una proporción completamente inusual hasta el momento, enseguida entendimos que a la gente en aquel momento le daba un poco de respeto viajar a montañas del Hilamaya o karakorum y estaban buscando actividad en zonas del planeta supuestamente más tranquilas.

Efectivamente hay fotos que destacan desde el primer momento. Se trata de esas imágenes que desde el mismo instante de la recepción y admisión a concurso se intuye que van a ser motivo de análisis minucioso por parte del jurado y que con seguridad se les van a dedicar mucho tiempo para la selección final.  Son las imágenes que cuando se hace una primera visualización rápida e informal de todas ellas, alguien siempre pide que se de para atrás y se vuelva a mostrar durante más tiempo; tienen ese punto de perfección, originalidad, técnica, visión creativa, innovación, etc. que las hace destacar de las muy buenas. “Las Damas del Mar” de Mingorance ha sido una de ellas. Además, en la fase final de deliberaciones del jurado (siempre la más complicada) ha habido unanimidad casi total, algo que sólo recuerdo que haya ocurrido con la foto de escalada de Andrew Burr de la edición del 2009. En esta última edición se nos ha dado una situación con Francisco Mingorance que nunca habíamos vivido con anterioridad. Se ha llevado muchos premios importantes, y en el jurado, cada vez que se conseguía el nombre del autor de la foto premiada y volvía a salir su nombre se armaba un gran revuelo. Las cosas con así, y como ya te dije, cada edición es diferente a las anteriores. Nosotros premiamos a la fotografía. El fotógrafo viene de la mano de la fotografía, y este año las cosas se han presentado así. Por mi parte nada que decir. Tenemos una colección de fotografías ganadoras completamente excepcional, no tienen nada que envidiar a nadie.

Hemos tenido muchos concursantes, y muchos de ellos muy buenos, por no decir excepcionales. Ahora tengo en la mente al alemán Klaus Fengler, que ha sido el primer año en participar y consiguió varios premios importantes. Cuando vino a Oviedo a recoger el premio tuvimos la ocasión de comprobar el tipo de persona que es; tremendamente tranquilo, educado, es de esas personas a las que cualquier cosa les viene bien (dice el director del hotel donde se alojan durante los días de la entrega de premios, que todos los concursantes del Memorial que pasan por allí año tras año son iguales, y que si les lleva a dormir en el suelo del jardín  del Hotel seguro que se levantan por la mañana diciendo que han pasado una noche estupenda…). Cristóbal Serrano es otro fotógrafo que ha presentado unos trabajos excepcionales (a mí personalmente la foto submarina del cormorán pescando me parece realmente excepcional). Es un lujo para nosotros poder conocer a este tipo de personas, aprendemos mucho de ellos y disfrutamos todo lo que el ajetreo del fin de semana de la entrega de premios nos permite. Este año Klaus ha pasado una semana en Asturias, con lo cual hemos tenido tiempo de enseñarle los Picos de Europa, las costas, etc. con más tiempo; pero esto no siempre es así, estamos siempre con los minutos planificados al máximo. Son las exigencias que nosotros mismos nos ponemos si queremos que todo salga perfecto,  los concursantes se lo merecen y no lo entendemos de otra forma.

Cristobal Serrano” – Memorial María Luisa

En vuestra página anunciáis  que ya está a la venta el Catálogo de la Edición 2011. ¿Cómo se realiza la selección de las 104 fotografías que conforman dicho catálogo?  ¿Alguna anécdota sobre esta edición?

Efectivamente estos últimos años estamos publicando un catálogo por edición. La selección es realmente sencilla, ya que en el catálogo figuran las fotos ganadoras y finalistas, con lo que tenemos poco que pensar; el trabajo duro ya lo ha hecho el jurado con anterioridad. Precisamente por ello, uno de los miembros del jurando cada año que cerramos los premios de forma definitiva, siempre dice que está dos noches sin dormir (y me costa que es así), ya que todavía sigue dando vueltas en la cabeza a las últimas fotografías. Es realmente difícil, aunque tenemos la suerte de que los buenos fotógrafos y buenos concursantes son perfectamente conscientes de que sólo pueden ser ganadoras unas pocas fotos, y asumen que puedan tener una foto merecedora de premio y que no lo tenga. Normalmente, se llega a una situación en la que de la selección han quedado un puñado de fotos que cualquiera de ellas podría tener un premio importante.

Javier Sánchez” – Memorial María Luisa

Me comentaba Javier Sánchez, ganador del Memorial en 2007, que no cobráis ningún derecho por la participación. ¿No crees sería interesante pagar una pequeña cuota para financiar los premios y una todavía mayor difusión del catálogo?

Es  un tema que se lleva contemplando desde hace bastante tiempo, y efectivamente en la edición de este año 2012 que acaba de comenzar, se cobrará una cuota de participación a los fotógrafos adultos de 15 euros. Servirá no solo para compensar el siempre elevado presupuesto, además hará de filtro natural y, lo que es más importante, permitirá al certamen continuar rigiéndose con criterios de absoluta independencia. En cualquier caso, para los concursantes noveles (menores de 20 años) la participación seguirá siendo gratuita como siempre.

Javier y Román Benito con María Luisa en los Alpes el año de su fallecimiento

¿La fotografía forma parte de vuestra vida?

Por nuestra parte somos fotógrafos no profesionales. Cada uno de nosotros tiene su profesión y en  “nuestra otra vida” estamos dedicados al Certamen y a la montaña. Llevamos toda la vida por el mundo buscando nuevos lugares y nuevas montañas. Lugares como La Patagonia, Alpes, Pakistán,  Himalaya de Nepal e  India, Tanzania, Tíbet, Andes del Perú, etc. etc. ya nos resultan muy familiares y tienen un sitio muy especial en nuestros recuerdos.

El Memorial Maria Luisa de fotografía se puede seguir en la página Web www.memorialmarialuisa.com y en Facebook.

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios

  1. Como siempre ocurre cuando os leo o escucho, en esta entrevista se palpa la sinceridad, la transparencia y el buen hacer de tod@s los que hacéis posible cada año que este certamen sea único en el mundo, por sus imágenes, pero también por el excelente trato recibido.

    Nosotros mostramos nuestras imágenes, pero el Memorial es el auténtico protagonista, es como una llamada que te anima a seguir participando año tras año. Es más que un concurso, en el que el respeto está siempre por delante. Aunque sé que cada año es más complicado llegar incluso a la final, seguiré participando como desde siempre y os animo a tod@s a participar en esta edición!!!

  2. J.E. dice:

    Mi felicitación. Saber que algo funciona con estilo y profesionalidad en este nuestro país y en estos momentos, me anima. Seguiré con ilusión el resultado de este año.

  3. Nati Martínez dice:

    Me encanta que las buenas iniciativas tengan el éxito y el reconocimiento que se merecen. Además destacar que las bases de este concurso son exquisitas en lo que se refiere al respeto por los derechos de los participantes.

  4. Nuria dice:

    Inspirais a participar y este año también me pondré las pilas y lo haré. Un placer leer esta entrevista!

  5. He recogido muchos premios pero muy pocas veces me han tratado con el cariño, dedicación y respeto que en el Memorial. Un autentico placer para cualquier fotógrafo compartir esos momentos con tanta buena gente. Por mi parte siempre estaréis en mi corazón.
    Francisco Mingorance

Añadir comentario

*