Alberto Mariñas, fotógrafo digital

Omnifoto-Tokio

Has creado la web “Fotógrafo Digital”. Desde esa atalaya ¿Cuál es la solicitud más requerida por los aficionados a la fotografía en España?

Y nos gustaría comentaras esta foto tomada desde tu habitación de un hotel en Tokio

En FotografoDigital.com aunamos información de exposiciones, reseñas de libros, noticias de concursos, subastas, etc. pero sin lugar a dudas lo que recibe más atención y más visitas es todo lo que está relacionado con la enseñanza. Los tutoriales sobre procesado con Photoshop o sobre técnica fotográfica son la sección con más seguidores.

Creo que la fotografía digital ha bajado aparentemente un escalón el nivel de dificultad del hecho fotográfico. Digo aparentemente porque sólo es verdad en lo relativo a la toma de la imagen ya que la inmediatez de los resultados permite el proceso de prueba y error que ha sido siempre un eficacísimo método de aprendizaje e investigación.  Sin embargo, luego viene todo lo demás, los fundamentos de la imagen, la composición y el procesado y para todo eso muchísima gente está ávida de guía y enseñanza. En FotografoDigital.com ponemos nuestro granito de arena fundamentalmente con el procesado de imágenes, mediante los tutoriales de Photoshop.

La fotografía de Tokio tiene que ver con mi disciplina de levantarme muy temprano para captar fotos con una luz especial y también con el hecho de pedir habitaciones con buenas vistas que me permitan hacer alguna imagen interesante sin tener siquiera que salir de la habitación. En ocasiones pago más por una habitación simplemente por tener una buena vista. En otras la suerte te acompaña y te  encuentras casualmente con un panorama fantástico. En una ocasión hice noche casualmente en San Sebastián por un percance en la carretera. Ni sabía que era la Semana Grande. En el hotel me ofrecieron a elegir entre dos habitaciones, una con vista a la ciudad y otra a la playa, sin decirme que esa noche era el gran castillo de fuegos artificiales que se hace sobre la bahía. Afortunadamente elegí la vista a la playa y pude hacer una magnífica sesión de fuegos artificiales que no había planificado en absoluto. La suerte en ocasiones ayuda… aunque el recepcionista no te de ninguna pista.

Etiquetas: , ,