Victoria Iglesias o el arte del retrato

La luz en la fotografía es el pincel en la pintura

¿Qué hace diferente un retrato? ¿Qué caminos te llevaron al mundo de la fotografía?
Son pequeños detalles lo que hace un retrato especial. Quizás en muchas ocasiones es algo muy sutil, pero esos detalles a veces condensan grandes momentos, siempre irrepetibles. Como la mayoría de mis retratos están hechos fuera de un estudio la situación nunca está controlada de antemano, ni la luz, ni lo que los rodea y quizás por ello tienen más dificultad a la hora de ejecutarse, pero los que salen bien, tienen más vida. Al hablar de fotografía, hablamos de luz, un gesto, una mirada, algo tan comentado siempre en un retrato no sirve para nada sin una buena luz que los recoja. Pero eso no significa que esa “buena luz” sea homogénea, difusa y perfecta sino que perfile, dibuje, centre, haga desaparecer algo o lo resalte. La luz en la fotografía es el pincel en la pintura.

Estudié periodismo aunque no recuerdo sentir una especial vocación para ello. En realidad siempre dije que iba a ser veterinaria, pero sin saber muy bien por qué empecé una carrera de letras. Tampoco nunca imaginé que iba a ser fotógrafa, pero el destino me eligió y la vocación me atrapó. De casualidad comencé a trabajar en una revista muy fotográfica. Aparecí en ella intentando vender una entrevista de Tamariz (el mago), que había hecho a raíz de un curso de radio que nunca terminé, que a su vez estaba haciendo pensando en Iñaki Gabilondo, que un día me dijo que quizás podía darme un trabajo mientras le hacía una entrevista para la facultad… (¿Me siguen?) Allí en esa revista tropecé con un señor que acababa de volver de una guerra (Fernando Mújica) y que empezando una nueva vida como subdirector estaba sintiéndose bastante aburrido creo, porque se tomó el tiempo de recibirme y leerla…La entrevista no valía mucho, y encima sin fotos, pero unos meses después empecé a trabajar en la revista, en la sección de fotografía, mientras seguía estudiando tercero de periodismo.  Allí comenzó todo y hacer fotos me pareció el trabajo más mágico que alguien podía tener, y desde entonces me apasiona hacerlas

Etiquetas: