Nuria Gras, una altra mirada

El trabajo que realizo no es una ventana, es un espejo


Has participado este año en una exposición de fotografía española e italiana celebrada en San Petersburgo. Esta era una de las fotos que participaron.  Cuéntanos tu experiencia en este certamen y el camino creativo hasta llegar a este estilo tuyo tan personal,  dibujando la ensoñación con línea o bruma en blanco y negro.

La verdad es que no pude vivir esta experiencia como hubiese querido ya que no pude viajar a Sant Petersburgo por un asunto de trabajo. Pero me hizo una ilusión enorme recibir esa invitación, mucho más que cualquier otra propuesta o reconocimiento que hubiesen podido hacerme. Amo esa ciudad y la cultura eslava en general; conozco cada calle y cada edificio y por supuesto el Centro de Arte Manege donde expuse mi trabajo. Desde lo personal, exponer en San Petersburgo fue como si una línea invisible conectara mi presente con capítulos de mi vida pasada que habían permanecido largo tiempo abandonados. Desde el punto de vista del trabajo, dejé que la Comisaria de la exposición desarrollara su criterio y eligiera las piezas, tenia curiosidad por saber cómo leía ella el trabajo desde un prisma cultural tan diferente al mío, y libre de la influencia de mis propios criterios.

Sobre el tema del estilo, no sé muy bien qué es ni se explicar cómo lo manejo, es algo intrínseco a mí, como un gesto o el tono de voz. Me gusta más hablar de personalidad.

Me interesa mucho poder encontrar en el trabajo de otros trazas de su personalidad, elementos de conexión que me permitan identificar al autor. Yo lo leo como un código secreto entre ese autor o autora y yo, es algo sutil y lo echo mucho de menos en ciertos autores que se reinventan en cada trabajo hasta el punto de que se produce una desconexión total entre los diferentes elementos de su obra; me desconcierta y me hace sospechar acerca de su sinceridad.


En tu web hablas de “una altra mirada”…Cuando tienes en tu mano la cámara buscas interpretar, pintar la escena ¿desde qué visión?

Realmente yo no fotografío escenas, o personas. Utilizo aquello que tengo ante mí para hablar de lo que me inquieta. No hay nada en mi fotografía que suceda fuera de mí.  El trabajo que realizo no es una ventana, es un espejo.


Llevo un rato viendo esta foto y creo que su pequeña historia está oculta ¿O prefieres que sea el espectador quien cree la imagen final a partir de tu apunte fotográfico?

Digamos que yo prefiero guardar para mí el privilegio de dar forma a la imagen… Hablando seriamente, creo en este papel activo del espectador ante una obra. El espectador necesita encontrar su propio espacio en la imagen para relacionarse con ella. Todas las experiencias y emociones que vivimos en nuestras vidas son particulares y universales al mismo tiempo, y en ese espacio de empatía y proyección, espectador y obra se comunican. Me gusta pensar que este es el material del que están hechas mis fotos.

¿Son sugerentes, enigmáticas para el espectador? Probablemente sí, pero estoy segura de que lo que atrae la mirada del espectador es la proyección, la sensación de estar ante algo que entiende como muy cercano.


Me encanta el título de esta serie –“El eterno retorno” y por supuesto las fotos. En 1999 se inicia, dices en tu web, una intensa relación con el mundo de la fotografía y durante 6 años te dedicas a estudiar este arte. ¿Quién te llevó de la mano a este camino ya inseparable de tu quehacer? Tu marido, Manuel Úbeda, es también fotógrafo y es uno de los autores invitados en el último libro de Tino Soriano “Foto a Foto” (en la Colección “FotoRuta»). ¿Se puede aprender fotografía también con la experiencia de los grandes profesionales y sus libros?

El Eterno Retorno fue mi bautismo fotográfico. No habla de volver a un lugar aunque las fotografías están hechas en un lugar que visito cada año;  es el regreso a un paisaje emocional al que estoy atada y que año a año voy interpretando de forma distinta al ritmo de mis propios cambios. Es una especie de laboratorio interior y no es un trabajo cerrado; queda mucho por mostrar (y por hacer). El título está vinculado al pensamiento filosófico de Nietzsche: «El Mito del Eterno Retorno»

Yo descubrí la fotografía como un instrumento para expresarme, al mismo tiempo que conocí a mi profesor y marido, Manel Úbeda. Todo se mezcló en un magma creativo y vivencial muy intenso; todo era nuevo, sutil, excitante, lo mejor es que hoy lo sigue siendo… y nunca he dejado de aprender ni de buscar. Así que estos seis años son solo un apunte curricular. La fotografía es mi vida y tengo la suerte de poder compartirla y disfrutarla con un gran fotógrafo y maestro. Hoy tenemos un proyecto fotográfico común, “La Magistral”, un lugar magnífico en la Costa Brava donde organizamos talleres fotográficos- cierro el pequeño paréntesis publicitario- y es una fuente de satisfacción con la que ambos seguimos aprendiendo.

Y en cuanto a la última parte de tu pregunta la respuesta es sí. No creo en una formación sin referentes, en cualquier ámbito o disciplina, no solo en fotografía. Particularmente los libros han sido cruciales para alcanzar una cierta cultura fotográfica, y gracias a la extensa biblioteca que mi marido ha construido durante 40 años he recibido muchas y variadas influencias. El libro es una herramienta imprescindible, no sólo para el estudio sino para la difusión de la obra. Algunos fotógrafos piensan sobretodo en poder exponer su obra, pero una exposición es algo efímero; sin embargo un catálogo o un libro de autor es imperecedero. Creo que fotógrafos, editores y escuelas ya se han dado cuenta y han tomado buena nota de ello.


An old song about changes
, tu última serie todavía no ha sido expuesta. Es un trabajo de continuidad en tu modo de trabajar o hay algo diferente en su génesis?

Sí hay algo diferente, aunque no sé si es algo perceptible para el espectador.

José Manuel Navia me dijo una vez que cuando viajamos a un lugar muy lejano corremos el riesgo de perdernos en lo exótico, que uno debe viajar alrededor de nuestro propio entorno. Entendí perfectamente a que se refería. Nunca he conseguido hacer un trabajo que pueda considerar interesante en esta clase de viajes; todo me resulta ajeno, aunque pueda estar ante una escena bella, interiormente sé que no voy a encontrar nada allí, fotográficamente hablando.

En Namibia, que es donde está hecha esta serie, decidí no repetir el mismo esquema. Me llevé en la bolsa del equipo un pequeño cuaderno con papel de acuarela y un bolígrafo de punta fina y combiné la fotografía con el dibujo. A veces, mientras mi marido fotografiaba algo, yo lo dibujaba. Hice dibujos con trazos muy simples, donde trataba de sintetizar la forma y la luz de lo que veía, también tomé notas en el cuaderno. Fue un ejercicio interesante que me permitió reflexionar mucho acerca de lo que estaba viendo y viviendo. Al revelar los negativos la conexión con el trabajo fue inmediata, y me siento satisfecha con el resultado. Es un trabajo que no explora ningún drama interior, aunque desde luego tampoco lo etiquetaría como fotografía de viajes.

Nuria Gras Ferré, Torredembarra, 1972

Descubrió la fotografía en 1999, desde entonces, le ha acompañado siempre y se ha convertido en un elemento fundamental en su vida.  En 2004 comenzó a estudiar fotografía en la escuela IDEP de Barcelona, y ha sido alumna durante casi 6 años.
Paralelamente a la fotografía, también se ha formado en cocina y pastelería en la escuela de Hostelería Bell-Art de Barcelona.
Profesionalmente, ha sido redactora de contenidos para la revista de fotografía digital siesdigital.com, Jefe de Redacción del portal de fotografía Nikonistas.com, donde ha desarrollado diferentes tareas: redacción y edición de contenidos, dirección, presentación de videos …
Ha sido coordinadora de estudios y comisaria de exposiciones en la escuela de fotografía IDEP de Barcelona durante los cursos 2009 y 2010. Ha colaborado como asesora y comisaria de exposiciones en dos ediciones del festival de fotografía Revela Oleiros (Galicia).
Ocasionalmente, imparte clases de fotografía y de cocina. Actualmente, colabora como redactora en la conocida publicación on-line de fotografía www.quesabesde.com.
Dirige, junto con Manel Úbeda, La Magistral (www.lamagistral.com), una propuesta vivencial y fotográfica que se desarrolla en el municipio gerundense de Sant Pere Pescador.
www.nuriagras.com

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios

  1. Tino Soriano dice:

    Una fotógrafa sobrada de talento. No te cansas nunca de explorar sus imágenes.

  2. J.E dice:

    Un espejo con luz de plata. Enhorabuena Nuria

Añadir comentario

*