Estamos más amenazados que muchas especies que fotografiamos:
Antonio Vázquez

Tu primer reportaje como fotógrafo profesional lo publicas en 1993 en la revista Natura. Desde entonces llegamos hasta este reportaje sobre las mareas vivas en el Cantábrico. Nos gustaría conocer tu vivencia al realizar estas fotos y qué momentos e ideas destacarías para proseguir en tu vocación de fotógrafo de la naturaleza.

Efectivamente, han pasado casi 20 años desde que di el salto a la fotografía profesional y unos 35 desde que compré mi primera cámara. En todo ese tiempo, he tenido la fortuna de poder contemplar la mayor parte de los ecosistemas que existen en la Tierra y pocos, por no decir ninguno, me apasionan tanto como cuando el mar muestra toda su bravura en la costa del Cantábrico. En ese momento, te das cuenta lo poco que somos y lo indefensos que nos encontramos ante las fuerzas de la naturaleza. El fragor de una ola chocando contra la costa y levantándose por encima de ella unos 40 metros es un espectáculo que el que lo contempla no lo olvida jamás. Si a eso le unes las luces de tormenta, la fuerza del viento que apenas te deja estar de píe y el reto de conseguir enfocar a una gaviota o un alcatraz, que solo son un punto entre una montaña de agua que cambia de forma a cada instante es un ejercicio apasionante y hoy por hoy, lo único que me mueve parar salir de mi casa a trabajar aunque no me paguen por ello.

Etiquetas: , ,